Inicio > Relevantes > El día después de mañana

El día después de mañana

Mañana es un día clave para la economía Argentina. En el ministerio de trabajo se reúne el Consejo Nacional de Empleo, la Productividad y el Salario para determinar el nuevo haber mínimo, vital y móvil.

clip_image002Actualmente dicha cifra se encuentra en $1840 mensuales, y dependiendo de los intereses en juego, ya sea de los trabajadores o de los empresarios, se discuten aumentos de entre el 24% y 41%.

Al margen de cuál sea la cifra final, los efectos sobre la economía serán muy tangibles.

Tomando en cuenta que los salarios son un componente importante de la estructura de costos de las empresas, los empresarios, para mantener un margen de ganancia mínimo, trasladarán una buena parte de dicho aumento de costos vía precios. Generalizando estos aumentos a toda la economía llegamos a mayores niveles de presión inflacionaria.

Ahora bien, los efectos de la inflación son diversos y bien conocidos, en esta nota el enfoque lo ponemos sobre la inversión.

Los efectos sobre la inversión

Las repercusiones se pueden ver por distinta vías:

  • En primer lugar, la inflación causa una distorsión en los incentivos a invertir. Los empresarios lo piensan dos veces antes de invertir en países en donde los costos salariales se multiplican año a año. Además, a priori no saben si los aumentos de los precios de sus productos son en términos absolutos o relativos.
  • Por otra parte disminuyen las tasas de interés de los activos financieros en términos reales. Actualmente las tasas de interés de los activos con menor riesgo son negativas. Una mayor presión inflacionaria acentúa éste efecto. Ya sea que aumente o disminuya el salario real, los agentes optarán por disminuir sus tenencias de ahorro y como contrapartida aumentan el consumo.

¿Quiénes ganan, quiénes pierden?

Hasta que no haya un plan serio para controlar la inflación, como podría ser una política de inflation targeting por parte del BCRA, es de esperar que siga aumentando la inflación, tanto por pujas distributivas como por presión de la demanda agregada.

clip_image004En este contexto, los deudores licuan sus obligaciones en desmedro de sus acreedores, mejor conocido como efecto Pigou. Como corolario, bajo el escenario actual, a los consumidores les conviene comprar en el mayor número de cuotas posibles.

Finalmente, como producto de la suba de precios generalizada están operando dos fenómenos a la vez que están debilitando la balanza de pagos. Por un lado tenemos que se aprecia el tipo de cambio real, por lo que los productos nacionales pierden competitividad frente a los importados impactando sobre la cuenta corriente que si bien sigue siendo positiva, cayó un 22% en julio en comparación con el mismo mes del 2010.

A la vez los agentes de la economía se refugian en la moneda norteamericana como reserva de valor por lo que en los últimos años se ha acelerado la salida de capitales, (en lo que va del año se han ido del país 12.000 millones de dólares) agravando el saldo negativo de la cuenta capital.

Ambos fenómenos deben tenerse en cuenta por las restricciones que ponen sobre nuestro país.

Son tiempos de gran incertidumbre y mucha volatilidad. Por que se recomienda actuar con cautela y seguir el día a día de los acontecimientos que afectan nuestra economía.

Autor: Germán Reyes
Co autor: Facundo Sirimarco

Anuncios
Categorías:Relevantes
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: